fbpx
Cambio de trabajo Desarrollo Profesional

Cambio de trabajo: cómo hacerlo si ya tienes uno

Dicen que no hay trabajo para toda la vida y menos ahora, y yo soy de las que pienso que es así. Que nuestra curiosidad, ganas de explorar nuevos entornos, expandir nuestros conocimientos y capacidades, deseos de dar un paso más en nuestro desarrollo profesional y, quizás, ganar más dinero nos llevan a decidir hacer un cambio de trabajo porque el actual ya no está alineado con nuestras expectativas o porque el mismo mercado de empleo nos empuja a hacerlo. 

Hasta hace unos años, lo habitual era pensar que el trabajo que estábamos desempeñando era para toda la vida. Actualmente se cambia de trabajo con más frecuencia y en un tiempo menor de años.

Está claro que esto depende de la edad de la persona y del momento de desarrollo personal y profesional en el que esté. 

Para empezar a buscar trabajo, es crucial que conozcas algunos fallos que debes obviar al buscar una nueva posición. Por esta razón, te invito a que te descargues la guía gratuita 👉🏼 “10 errores que debes evitar al buscar trabajo”. 

Hay algo que debes tener muy en cuenta y es que hacer un cambio de trabajo estando empleada, conlleva tener en cuenta una serie de elementos y, ya no solo esto, sino también implica tener una organización para hacerlo teniendo claro qué hacer en cada momento para conseguir los resultados esperados.

Quizás, te estés preguntando si buscar trabajo es más sencillo teniendo uno. La cuestión que veo cuando acompaño a personas que ya tienen trabajo y quieren cambiarlo es que se mueven en dos vertientes: 

A) La vertiente positiva de cambiar de empleo:

  • Están tranquilas a nivel económico porque tienen el respaldo de tener un sueldo mensualmente.
  • Se sienten más seguras al enfrentar un proceso de selección. La idea que fluctúa es “tengo trabajo y estoy aquí para ver si realmente me interesa vuestra propuesta”. Tienen una capacidad de elección más elevada. 
  • También, el tener trabajo les da más capacidad de negociación con la empresa a la que están optando. Hay una percepción de valor por parte de la persona que opta al puesto de trabajo. Es decir, la empresa muchas veces no quiere perder a este profesional. 
  • Esta negociación también está muy relacionada con las condiciones de contratación. 
  • Por estar trabajando, tienes una visión más objetiva de lo que deseas y de cuál es tu siguiente escalón profesional. 

 B) La vertiente menos favorable de tu cambio de trabajo: 

  • Llevar a cabo un proceso de búsqueda de trabajo de una manera discreta. 
  • Poco tiempo para construir un plan de acción de búsqueda de empleo y llevarlo a cabo. 
  • Compatibilizar entrevistas de trabajo en horarios laborales. Ojo: aunque estés trabajando, tu productividad y responsabilidad con tus funciones deben seguir el estándar de calidad y compromiso esperado.
  • Si han pasado mucho tiempo sin buscar trabajo, desconocen qué deben hacer para tener procesos de selección más efectivos. 

1.- Algunas razones que invitan a cambiar de trabajo

1.- Has llegado a un techo profesional

Deseas seguir desarrollándote y esa oportunidad no se puede dar en tu empresa actual porque no tiene la capacidad, es una empresa familiar o porque no existe un plan de desarrollo interno. 

2.- Desmotivación por lo que haces

Quizás, las tareas que hoy desempeñas no son lo suficientemente alentadoras y no contribuyen al desarrollo de tus capacidades, competencias y experiencia profesional. 

3.- Falta de reconocimiento por parte de tu responsable directo o compañeros

Tal vez, estén en una empresa donde no existe una política de evaluación de desempeño o feedback continuo, lo cual no te permite saber cuál es el impacto que estás dejando con lo que haces. 

4.- El salario no corresponde a tu nivel de experiencia y aporte a la empresa

Aunque sabemos que en España son muchos los puestos que perciben una retribución menor a lo esperada, es lícito desear tener un progreso económico. Si nuestra economía está saneada nos permitirá tener una mejor calidad de vida. 

5.- El ambiente de trabajo no es el que mejor encaja contigo 

A veces, nos encontramos con empresas con las cuales no compartimos su manera de convivir, valores o simplemente el trato que tienen con sus colaboradores no es el más idóneo. 

6.- Estás sufriendo mobbing

Si esta es tu situación, pide ayuda para combatir esta circunstancia y salgas de la empresa lo antes posible. 

7.- Horarios de trabajo extensos 

Tu actividad profesional no es compatible con tu vida personal. Dedicas muchas horas a trabajar y esto te está generando malestar interno, desencuentros familiares, alejamiento de tus amistades o de tu pareja. 

2.- Cómo cambiar de trabajo si ya tienes uno

En todo proceso de transición profesional es necesario tener en cuenta ciertos aspectos para que el cambio de trabajo sea lo más exitoso. 

Para esto, toma en cuenta lo siguiente: 

1.- Detecta cuál es la razón por la que deseas cambiar de trabajo 

Aunque esto parezca obvio, en muchas ocasiones las personas que desean hacer un cambio de trabajo no se toman el tiempo para analizar cuál es la situación real que les lleva a tomar esta decisión. 

Es esencial que te pares a pensar en esto porque a partir de la información que obtengas decidirás cuál es el próximo puesto de trabajo que deseas desempeñar, bajo qué responsabilidades, en qué tipo de empresa y qué condiciones de contratación deseas para ti. 

Pregúntate: 

  • ¿Dónde me llevará el próximo puesto?
  • ¿Cuál es la razón real para hacer este cambio? 
  • ¿Este cambio de trabajo me ayudará a continuar con mi desarrollo profesional?

2.- Analiza lo bueno y no tan bueno de tu actual trabajo

Te invito a que cojas un folio y lo dividas en dos. Al primer bloque asígnale “lo bueno de estar en ……..” y al otro llámalo “lo que menos me gusta de estar en…………”. 

A partir de esta información tendrás más datos objetivos para tomar la decisión final e iniciar tu proceso movilidad laboral. 

3.- Concreta tu próximo puesto de trabajo 

Este punto es crucial en tu movilidad laboral porque si tienes la foto muy bien definida, tu proceso de búsqueda de trabajo tendrá coherencia y orden evitando pérdida de tiempo, frustraciones o inconvenientes personales. 

Para definir tu próximo empleo, considera lo siguiente: 

  • Qué están solicitando las empresas que interesan a profesionales con tu perfil.
  • Determina a qué empresas y sector te vas a dirigir. 
  • Establece el tiempo real que te darás para encontrar tu próximo puesto de trabajo. Ponle mes y año. 
  • Define si quieres seguir en el mismo nivel de actividad profesional o si deseas un ascenso. 
  • Puntualiza las responsabilidades que deseas asumir.
  • Preocúpate en conocer más a fondo las empresas a las cuales deseas enviar tu candidatura. 
  • Determina qué tipo de contrato deseas aceptar. 
  • Reflexiona si deseas trabajar solo en remoto, realizar un trabajo híbrido o si estás dispuesta a hacerlo presencialmente. Este apartado dependerá del tipo de puesto de trabajo al que optes. 
  • Toma en cuenta los beneficios sociales que te puede brindar la nueva empresa. Estos pueden ser: seguro de salud, convenio con centros deportivos, flexibilidad horaria, descuento de empleo por la compra en determinado establecimiento o sus mismos productos o servicios, servicio de cafetería subvencionado, etc. 
  • Concreta la jornada laboral (flexibilidad horaria y días de trabajo). 
  • Define el número de horas a trabajar a la semana. 
  • Establece la ubicación geográfica de ese próximo puesto de trabajo.

4.- Pon en valor tu paso por tu actual empleador

No hay necesidad de buscar trabajo hablando mal de la empresa actual. ¿Acaso crees que por comentar temas incómodos o de poco beneficio te contratan? Seguro que lo sabes, pero no!

Lo que te recomiendo que reflexiones acerca de tu paso por tu actual empresa y saques a relucir todo aquello que aprendiste, aportaste, conseguiste y si hay que hablar de tus áreas de mejora y aprendizaje, también lo puedes hacer de una manera objetiva y dando a conocer qué estás haciendo para potenciar esas áreas. 

5.- Organiza tu búsqueda de trabajo 

Teniendo un trabajo actual, debes ser lo más productiva posible con tu proceso de cambio de trabajo. 

Para esto, te recomiendo que detectes qué pasos tienes que dar para buscar trabajo y plásmalo en un calendario estipulando cuándo lo vas a hacer y el número de horas que le dedicarás a ello. Para esto, puedes utilizar un Excel o plasmar todos estos datos en Google Calendario, Trello o cualquier herramienta que te permita ser más productiva. 

Si quieres aprender cómo buscar trabajo, tener un paso a paso para hacerlo y dar un giro de 360º a tu currículum, LinkedIn y entrevista de trabajo, exponiendo tu talento y los motivos por los cuales debes ser la elegida, apúntate al próximo mentoring en equipo “Transforma tu Búsqueda de Trabajo”. Inscríbete aquí.

6.- Actualiza tu perfil de LinkedIn

Aunque esta sea una búsqueda de trabajo discreta, tu presencia en LinkedIn debe ser crucial para generar visitas a tu perfil de las personas que a ti más te interesan.

¿Qué es lo que debes hacer?

  • En tu portada indica qué puesto tienes en la actualidad, formación o tema que de valía a tu trayectoria profesional.
  • Cuida tu foto. 
  • En el titular (apartado que está justo debajo de tu foto), indica a través de palabras claves tu actividad profesional, formación, idiomas y todo aquello que permita al reclutador tener una idea de tu perfil profesional. También, en este apartado puede ir tu propuesta de valor. 
  • Actualiza la información de tu experiencia agregando tus funciones y logros.
  • Solicita recomendaciones o testimonios. La prueba social de tu experiencia es un respaldo para tus procesos de selección. 
  • Se discreta y no indiques en LinkedIn que estás buscando trabajo. 
  • Refuerza tu red de contactos a través de esta plataforma.
  • Y por último, te invito a que compartas contenido interesante que aporte interés, valor y eduque a tu comunidad. Si no te sientes preparada para generar tu propio contenido, comparte el de otras personas o comenta publicaciones ajustadas a tu próximo cambio.

7.- Actualiza tu Currículum 

Ahora que empiezas a buscar trabajo nuevamente, esta herramienta debe estar muy bien desarrollada porque es casi una de las primeras fuentes donde leerán tu trayectoria profesional y lo que puedes dar a una empresa. 

Para esto, actualiza la información de tu puesto actual añadiendo aquellas funciones que más se ajustan a la oferta que estás buscando. Aquí he de decirte que solo expongas aquello que dice y habla bien de tus competencias y de las que necesita la empresa que te leerá. 

Otro punto que no debe faltar en tu currículum, es dar a conocer tus principales logros o resultados obtenidos a lo largo de tus principales actividades profesionales. Este es uno de los factores diferenciales de un profesional en un proceso de selección. 

8.- Atención con las ofertas anónimas

Hoy en día, es muy común que las empresas recurran a consultoras o agentes externos para realizar sus procesos de selección y, en ciertos casos, por confidencialidad no se expone el nombre del cliente para el cual están llevando a cabo la búsqueda de profesionales. 

También puede pasar que sea la misma empresa la que esté haciendo un proceso de selección anónimo. 

Por esta razón, te recomiendo que revises e indagues muy bien la empresa y datos que exponen en la oferta de trabajo. 

9.- Solicita un precontrato 

Tu movilidad laboral debe estar asegurada al máximo posible. Por esta razón, solicita amablemente un documento donde se genere un compromiso de contrato que incluya: fecha de la contratación, puesto de trabajo, funciones principales, salario bruto anual y tipo de contrato. 

Este debe ser firmada tanto por la empresa a contratar como por tu parte. 

Finalmente, si deseas dar los pasos idóneos para buscar tu nuevo puesto de trabajo, te invito a que te inscribas a la lista de espera del próximo mentoring grupal “Transforma tu Búsqueda de Trabajo”. Accede desde aquí. 

Si este post te ha sido útil, me gustaría leerte en comentarios o lo puedes compartir por redes sociales y así ayudamos a más personas a tener una movilidad laboral más efectiva. 

!Muchas gracias por tu tiempo y colaboración!

Grace Salazar

Empleabilidad y Desarrollo Profesional

Busqueda de trabajo cambio de trabajo Grace Salazar

Las 10 preguntas en una entrevista de trabajo que te pueden hacer

Hoy en día sabemos de sobra que, preparar las preguntas en una entrevista de trabajo, es esencial para obtener mejores resultados en los procesos de selección y así ser contratadas. La razón es que en el mercado de laboral hay una alta cantidad de personas con perfiles muy parecidos, la competencia es bastante alta y las ofertas no son boyantes salvo en algunas profesiones del sector tecnológico. Hasta aquí ninguna novedad. 

Por esta razón, no podemos dejar pasar una oportunidad tan importante como es la de llegar realmente preparadas a una entrevista de trabajo.

No hay opción a que improvises una gran parte de la entrevista de trabajo.

Si esto sucede, estás perdiendo el control de tu información y de lo que deseas proyectar en la persona que te está evaluando. 

Desde mi experiencia mentorizando a personas en búsqueda de trabajo (si deseas saber más, pincha aquí), la media de estos profesionales para encontrar empleo en España es de aproximadamente seis meses. De no contar con un apoyo de este tipo, el encontrar un trabajo puede tardar hasta doce meses o incluso un poco más. 

Por estas razones, si quieres cambiar de trabajo o tienes una fecha prevista para encontrar ese empleo que te interesa, comienza a trazar un plan de acción teniendo en cuenta estos datos y ajustando en tiempo cada una de las acciones que deseas llevar a cabo. 

¿Qué tipo de preguntas te pueden hacer en una entrevista de trabajo? 

Esto va a depender también mucho del tipo de trabajo que buscas, de las responsabilidades asumidas, si es tu primer empleo o no, si es un cargo de especialista, con características de senior o de gestión entre otras muchas cosas más. 

Lo esencial es que entiendas que hay una serie de parámetros de investigación que sí van a salir en la entrevista y que son necesarios conocerlos y trabajarlos.

De nada vale tener un currículum muy bien trabajado si posteriormente te quedas corta facilitando información relevante y de valía respecto a tu experiencia profesional. 

Recuerda que las personas que te convocan a una entrevista de trabajo, desean validar lo que sabes hacer, el potencial y la capacidad que tienes, los retos que enfrentaste y cómo lo hiciste y tu capacidad de integración en el puesto de trabajo, equipo, área de trabajo y empresa. 

Por esto cuanto mejor te prepares, más posibilidades tendrás de hacer frente a este proceso de evaluación. 

Cómo responder a ciertas preguntas en una entrevista de trabajo

Si tienes trabajada y sabes qué información debes facilitar en una entrevista de trabajo, ya tienes una gran parte ganada. 

En los procesos de selección se necesitan personas ágiles, rápidas y centradas en la información que se les está solicitando. Por esta razón, si deseas saber qué es lo que no debes hacer en tu búsqueda de trabajo, te invito a que te descargues la guía gratuita «10 errores que debes evitar al buscar trabajo». !Pincha aquí!

Ahora sí, descubre cómo responder a una entrevista de trabajo tomando en cuenta las siguientes recomendaciones: 

A) Preguntas personales

1.- Cuéntame de ti 

Esta pregunta es de las más frecuentes y de las que más se teme responder. La finalidad de hacerla, es conocer a la persona de una manera rápida y concisa. Es decir, la persona que te está haciendo la entrevista desea tener una foto de lo que es tu perfil profesional y ver tu capacidad de autopercepción. 

Por esta razón, en este apartado debes trabajar muy bien tu elevator pitch el cual debe contener los datos más relevantes de tu perfil profesional o de tu trayectoria laboral como es:

Consolidación en el puesto de trabajo referido a la oferta o vínculo con el mismo si estás cambiando de posición, años de experiencia, principales funciones, roles destacados, algún logro, empresas y sectores en los que trabajaste, formación específica para el puesto e idioma. 

Personalmente, mis años de experiencia en reclutamiento y selección, me dicen que todo lo indicado en el párrafo anterior está muy bien y te lo debes preparar, pero también echo mucho en falta que se de a conocer algo más personal. ¡Al final, nos somos solo trabajo!

Por ejemplo, en mi caso, cuando me preguntan esto empiezo mi pitch con la siguiente frase: “siete ciudades en ocho años” y a partir de esto comienzo a explicar lo que me dio esta experiencia en el desarrollo de habilidades blandas, crecimiento profesional, objetivos alcanzados, responsabilidades llevadas a cabo y datos que son relevantes para mostrar mi trayectoria. 

B) Preguntas motivacionales

2.- ¿Por qué te interesa trabajar con nosotros? 

Para contestar esto necesitas haber recopilado datos relevantes de la empresa y hacer una conexión profesional y emocional con la otra parte. 

Ni se te ocurra decir porque necesitas trabajar. Esto lo sabemos todos y lo damos por descontado. Aquí realza el valor de la empresa y el motivo real que te llevó a apuntarte a la oferta o pasar tu currículum a algún contacto para que llegue a recursos humanos. 

Quizás, te interesa por:

  • El posicionamiento que tiene en el sector.
  • Los procedimientos que tiene para desarrollar ciertos temas.
  • Destaca por el buen reconocimiento por parte de sus colaboradores. 
  • Porque son únicos en el mercado. 
  • Tiene productos o servicios que te agradan y los utilizas u
  • Ofrece interesantes oportunidades de desarrollo y aprendizaje, entre otros temas más. 

3.- ¿Por qué te interesa la oferta de trabajo? 

Aquí debes sacar toda tu batería de motivación y hacer una relación entre lo que estuviste haciendo hasta ahora con lo que ellos necesitan saber y validar para cubrir este puesto de trabajo. 

Enlaza y da a conocer aquellas experiencias y funciones que están relacionadas con lo que buscan. Sé concreta y precisa con esta información. Detalla muy bien todas aquellas funciones o responsabilidades de alto valor que reflejen tu principales competencias y aquellas competencias (técnicas o habilidades blandas) que ellos están requiriendo.

Demuestra con datos que sabes y puedes desarrollar este puesto de trabajo. Da a conocer de forma detallada cómo lo haces o hacías en empresas anteriores y valida tu experiencia con resultados obtenidos en la medida de lo posible. 

4.- ¿Cómo deseas que sea tu trayectoria profesional de aquí a unos tres años? 

Considero que, establecer un margen de actuación de tres años para determinar hitos claves en tu carrera profesional es aceptable, debido a que el mismo proceso de cambio que estamos enfrentando globalmente nos invita a tener cierta visión de cuáles son los próximos pasos que queremos dar laboralmente. 

Quizás, te plantees hacer una actualización académica, afianzarte en un rol para que así lo conozcas bien y dar un siguiente paso de especialización o puede ser que tu próximo hito sea asumir un cargo de gestión o responsabilidad. 

Lo que tengas medianamente establecido comunícalo de forma asertiva y honesta. Esto también dice mucho de ti misma en cuanto a autoliderazgo, responsabilidad personal, motivación y deseos de continuar consiguiendo resultados. 

Preguntas en una entrevista de trabajo

5.- ¿Por qué deseas cambiar de empresa? 

Si te quieres ir de la empresa actual por una mala gestión o ambiente de trabajo, no hay necesidad de decirlo. ¿A quién le importa esto?

Lo esencial es que tu mentalidad esté focalizada en sacar todo aquello que aprendiste en esta empresa. Estoy convencida que por más que tu experiencia no haya sido del todo buena, hay ciertas cosas que, mirándolas con perspectiva, te ha traído aprendizajes. 

Entonces, céntrate en estos aprendizajes y comenta tus motivos para querer cambiar de empresa.

Estos pueden ser:

  • Seguir afianzándote en el rol.
  • Posibilidades de nuevas oportunidades de aprendizajes. 
  • Trabajar en una empresa altamente competitiva en el mercado, socialmente responsable y que ostenta de cuidar muy bien a sus colaboradores. 
  • Sabes de las posibilidades de desarrollo interno y
  • Por mejoras económicas, por ejemplo. 

C) Preguntas de desempleo

6.- ¿Cuál es el motivo por el cuál llevas x tiempo sin trabajar? 

Tu desvinculación laboral ha podido ceñirse a varios motivos: término de contrato, baja voluntaria o desvinculación derivada de la empresa.

¿Qué puedes contestar? 

Caso 1.- Término de contrato. “Desde que empecé a trabajar en esta empresa sabía que mi permanencia sería temporal. Acepté este oferta porque se ajustaba mucho a mi perfil, quería seguir avanzando en mi carrera y porque ha sido una oportunidad fabulosa para aprender x herramientas, metodologías o de este sector”, por ejemplo. 

Caso 2.- Baja voluntaria. “Después de unos años desarrollando este puesto de trabajo, aspiro a seguir aportando desde lo aprendido, continuar nutriéndome de compañeros, responsables directos y seguir afianzándome en mi carrera profesional. Decidí retirarme de esta empresa porque era el mejor momento para actualizarme, tener una mejor perspectiva de lo que el mercado espera de un perfil como el mío y organizar mis próximos pasos laborales”. 

Caso 3.- Desvinculación por parte de la empresa. Aquí te recomiendo que seas objetiva con lo que vas a decir. No es necesario entrar en tantos detalles. Pasa de puntillas sobre este tema y céntrate en las oportunidades de aprendizaje que tuviste con esta empresa. 

Ojo: no hay necesidad que mientas o distorsiones tu mensaje. Recuerda que todo se sabe o que se puede obtener información muy fácilmente. No te arriesgues a inventarte una historia que no es real. 

Lo esencial es que muestres seguridad e interés a lo largo de la entrevista de trabajo, que des a conocer que puedes asumir este nuevo puesto y que estás altamente motivada en trabajar con esta empresa. 

Conclusiones: 

Te recomiendo que cuanto mejor trabajada tengas algunas preguntas de la entrevista de trabajo, mayores opciones tendrás de sentirte segura, tranquila y que seas elegida para el puesto que desean cubrir.

¿Cómo lo puedes hacer? 

  • Toma nota de las preguntas más comunes y desarróllalas en un folio y libreta. Esto te sirve para repasarlas. 
  • Detecta los puntos fuertes de tu experiencia profesional y organiza bien esta información para que la puedas explicar de la mejor manera. 
  • Si te quedas en blanco o no recuerdas algo, pide unos segundos para traer información a tu mente. 
  • Muestra una buena actitud. Sé una candidata que invite a querer seguir conociéndola. 
  • Y si deseas prepararte para una entrevista, puedo ayudarte a mejorar tu discurso enfocándote en la información relevante que necesita saber un reclutador. ¡No pierdas oportunidades por no estar preparada! Aquí tienes la información de “Lidera tu Entrevista de Trabajo”. 

Si te pareció útil este contenido, déjame un comentario o comparte este post por redes sociales. 

!Gracias por tu tiempo y dedicarle espacio a este post!

Grace Salazar

Empleabilidad y Desarrollo Profesional

Preparar una entrevista de trabajo

Preparar una entrevista de trabajo con éxito en el 2022

“Tu objetivo en una entrevista de trabajo es mostrar con datos concretos tu valía y ratificar si es la empresa donde deseas trabajar” 

Grace Salazar

Empiezo así este post porque, en muchas ocasiones, tomamos esta parte del proceso de selección como una actuación donde tenemos que ir con la cabeza un tanto baja y escuchar lo que nos puede ofrecer la otra parte. 

¡Y no! Esto no funciona así. 

Una entrevista de trabajo es una reunión donde dos partes tienen intereses en común y se conocen para determinar si realmente les interesa trabajar juntas.

Ten en cuenta que si estás siendo convocada a una entrevista de trabajo, es porque la persona encargada del proceso de selección ha visto en ti ciertas cualidades o características que están necesitando en la empresa. Esto significa que tienen una eventualidad que resolver porque no tienen a una persona asumiendo la responsabilidad de dicho cargo.

Objetivos que tienes que saber para preparar una entrevista de trabajo

Cuando estás en un proceso de selección, es esencial conocer cuáles son los objetivos que la empresa persigue en una la entrevista de trabajo. De esta manera trabajarás muy bien tu información exponiendo con rotundidad tu valía profesional.

Por esta razón, toma en cuenta estos dos aspectos:

A) Por parte de la persona que realiza la entrevista de trabajo: 

1.- Comprobar si la persona que se tiene delante va a ser lo suficientemente productiva y rentable a partir de los conocimientos, experiencias y competencias que le destacan. Para esto, necesitas construir un relato donde cuentes ciertos temas que avalen esto. 

2.- Corroborar si se está delante del colaborador que se adaptará lo mejor posible al equipo de trabajo, área de desempeño, cultura organizacional y de la empresa. 

3.- Dar a conocer los mejores motivos para que esta persona acepte la propuesta de trabajo si llega a la etapa final del proceso de selección. 

B) Por parte del candidato que hace la entrevista de trabajo: 

1.- Mostrar tu valía y lo que ofreces a este puesto, compañeros y empresa. Asume un rol proactivo contando sucesos que garanticen que tú sabes o puedes asumir este rol. Céntrate en este punto recopilando datos o historias que avalen tus competencias y lo que sabes hacer. 

2.- Ya no solo toca mostrar tu valía, también tienes como objetivo situarte como la mejor persona para ocupar el puesto de trabajo. Toca convencer a la otra parte que eres tú la mejor opción si estás cumpliendo con lo que ellos necesitan. 

Antes de continuar, te lanzo la siguiente pregunta.

¿Quieres evitar ciertos fallos al buscar un nuevo trabajo? Si tu respuesta es un SÍ contundente, descárgate la guía gratuita “10 errores que debes evitar al buscar trabajo”. Pincha aquí. 

5 puntos que te ayudarán a preparar una entrevista de trabajo con éxito. 

Antes de empezar con estos puntos, lo esencial es que tomes muy en cuenta los 5 objetivos expuestos líneas anteriores. 

1.- Cuida tus perfiles sociales

El último informe del portal de empleo Infojobs indica que el 48% de los responsables de los procesos de selección revisan las redes sociales de un candidato. Por esta razón, cuida todo lo que compartas por estos medios, esto es parte de tu marca personal. 

Por otro lado, uno de los factores que también influye cuando estás en proceso de selección es la información que tienes en tu perfil de LinkedIn. Según este portal de empleo, el 85% de empresas consulta el perfil del candidato en esta plataforma antes de contratar. ¿Qué te parece? ¿cómo tienes desarrollado tu perfil en LinkedIn?

Pero no creas que esto se queda aquí. El 52% de las empresas también revisa Instagram para comprobar la huella digital de la persona que está participando en el proceso de selección. 

¿Qué te quiero decir con esto?

Que todo habla de ti.

No solo lo que vayas a exponer tan bien cuidado en cuanto datos, logros, competencias, resultados o situaciones específicas de tu trayectoria en una entrevista de trabajo es realmente válido, sino también es importante que asumas un rol proactivo, de cuidado y responsabilidad con tu huella digital. 

2.- Conecta con el reclutador

Y con esto, me refiero a tres temas en concreto. 

A) Cuando ya sepas quién te hará la entrevista, puede caber la posibilidad de que busques a esta persona por LinkedIn y presentarte previamente. Sé que esto te puede imponer un poco o pienses que esto puede incomodar a la otra parte. 

Considero que todo aquello que se haga desde el respeto y sin agobiar a la otra parte, puede entrar dentro de los parámetros que debes tener en cuenta en tu proceso de selección. 

B) Organiza los datos que tengas de la empresa. Es decir, previamente a tu postulación tuviste que saber más de esta empresa y de cómo está yendo el sector a la que corresponde. Extrae información relevante y tenla como puntos de apoyo al momento de exponer en cómo puedes favorecer si eres la persona elegida. 

C) Al momento de interesarte por una empresa, intenta detectar qué necesidades tiene, cuáles son los principales retos que está enfrentando, qué problemas puede tener o en qué momento empresarial está. Esto te ayudará a vincular de una mejor manera lo que puedes aportar al puesto y demostrar de una manera más ajustada tu propuesta como profesional. 

D) Finalmente, conoce al detalle la oferta de trabajo si ha sido pública o tienes conocimiento de ella. De esta manera, estarás mejor preparada para organizar tu información y centrarte en aquello que ellos necesitan saber de ti.

3.- Las 10 preguntas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo

No hay dos entrevistas iguales, ni para el mismo puesto. Con lo cual, un listado exitoso de preguntas que te harán no existe. Sin embargo, hay algunos temas o cuestiones que puedes trabajar previamente para que llegues a la entrevista de trabajo más segura, tranquila y confiada en lo que vas a decir. 

Aquí te dejo algunas que te sugiero que te las prepares: 

  • ¿Qué te hace participar en este proceso de selección? 
  • ¿Cuál es el motivo por el que deseas cambiar de trabajo?
  • ¿Cuál es la razón por las que ya no estás trabajando en tu última empresa?
  • En este tiempo de desempleo, ¿qué estuviste haciendo en cuanto a la mejora de tu perfil? 
  • Explica brevemente tu experiencia profesional.
  • ¿Qué implica para ti asumir este nuevo cargo? 
  • ¿Qué podrías aportar los tres primeros meses?
  • ¿Qué harías en los tres primeros meses?
  • Cuéntame los dos principales logros que hayas tenido en estos últimos 5 años?
  • Cuéntame, a través de ejemplos, dos de tus principales competencias. 

Para responder a esta última cuestión referida a tus competencias, te sugiero que leas este post: “Método Star, responde adecuadamente en una entrevista de trabajo”. 

4.- Demuestra tu valía profesional

Tener en cuenta esto. Se va a una entrevista de trabajo a demostrar cómo puedes favorecer a la empresa.

Debes exponer muy bien lo que sabes hacer y lo que puedes aportar. Estamos en una situación donde si no vendemos lo que sabemos hacer de manera contundente, con seguridad y demostrando que lo que la empresa necesita se lo podemos dar… se nos complicará obtener resultados. 

Entonces, considera lo siguiente: 

  • Demuestra con hechos, datos o situaciones concretas y muy específicas que tú tienes ese conocimiento, habilidad, competencia o potencial. 
  • Hoy en día, las empresas necesitan personas con una alta capacidad de adaptación, transformación y flexibilidad.
  • Y no solo esto, asegúrate de mostrar que eres una persona productiva y orientada a resultados. 

Además, reflexiona en lo siguiente: 

  • ¿Cómo contribuyes al puesto de trabajo, equipo, área y empresa?
  • Tu experiencia y lo que sabes, ¿qué resultados aportan?
  • ¿Cómo haces para conseguir esos resultados?

5.- Prepara las preguntas que puedes hacer al reclutador

Si llevas preparadas unas series de preguntas, ten por seguro que estarás en el porcentaje mínimo de personas que hace esto. Esto también marca la diferencia en los procesos de selección porque es una manera diferente de conocer a los candidatos. 

Ya no podemos ir a estas reuniones pensando que la otra parte tiene el control de la situación o que estamos a merced de las decisiones por esta parte. Como te comenté en líneas anteriores, una entrevista es para que ellos te conozcan y tú puedas conocer cómo es la empresa y qué te pueden ofrecer. 

Para esto, puedes llevar una serie de preguntas que te permitan entender mejor la oferta, el puesto de trabajo, el rol que desempeñarás y cómo es la empresa. Sin olvidarnos también de saber qué se espera de la persona que será contratada. 

Aquí 11 preguntas que puedes realizar cuando te den espacio para hacerlo: 

  • ¿Qué se espera si soy la contratada?
  • ¿Cuáles son los principales retos o desafíos que tendré en los primeros meses de incorporación? 
  • ¿Qué tengo que saber del puesto de trabajo ofertado?
  • ¿Qué es lo que genera interés en las personas que ya trabajan aquí?
  • ¿Esta es una nueva posición? 
  • ¿Qué ha sucedido para sacar nuevamente esta posición?
  • ¿Cómo se evaluará mi desempeño? 
  • ¿Cómo es el equipo de personas que conforman el área?
  • ¿Cuáles son los principales retos que está enfrentando la empresa? 
  • ¿Cuál es la situación actual?
  • ¿Cómo es el desarrollo interno de los colaboradores?

Conclusión

Lo esencial es que trabajes en profundidad en cómo puedes demostrar que eres la mejor profesional. Para esto te recomiendo que hagas una lluvia de ideas de cada puesto de trabajo que se ajuste a la oferta de empleo a la que estás optando. 

La finalidad de empezar por este ejercicio es que organices tu información y que, posteriormente, te quedes solo con aquello que entiendas que es esencial para dar a conocer en un proceso de selección. 

Una vez hecho esto, detecta datos o situaciones (a modo de ejemplos concretos) que te ayuden a demostrar que tienes la capacidad de afrontar este rol y tener buenos resultados. Céntrate en dar a conocer los logros y resultado que mejor hablen de ti y las competencias que ellos necesitan para ocupar este puesto.

Deja tus comentarios o comparte este post en tus redes sociales. Así llegamos a más personas que les pueda servir esta información.

Como siempre, mil gracias por estar aquí y por tu tiempo.

Grace Salazar

Empleabilidad y Desarrollo Profesional

Primer trabajo practicas en empresa

3 claves para buscar prácticas y empleo

¿Sabes cómo buscar tu primer empleo o prácticas en empresa y mejorar tus resultados?

Si tu respuesta es no, te invito a que vayas a este vídeo porque encontrarás las 3 claves que no puedes dejar de lado al buscar tu práctica en empresa o tu primer empleo. Estos puntos se centran en conocer qué debes ofrecer a las empresas en un proceso de selección, sabrás que significa una propuesta de valor y cómo desarrollarla y descubrirás cómo dejar de pasar desapercibida en LinkedIn.

Con este post quiero contarte lo siguiente.

Hace unos días tuve el gran placer de poder facilitar un webinar de empleo a la comunidad estudiantil de la facultad de Gestión y Alta Dirección de una de las mejores universidades de Perú, la universidad Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

El tema que facilité fue «3 claves estratégicas para buscar prácticas y empleo». La verdad, me sentí muy agradecida de poder tener esta intervención con la comunidad de la PUCP por la envergadura e impacto que tiene esta universidad en la esfera académica, social y empresarial de Perú.

Por esta razón, comparto este webinar donde aprenderás cuales son los hitos iniciales al buscar trabajo.

Ya sabemos que la construción de nuestra mejor casa no puede empezar por el tejado (como dice el refrán), sino por el mejor cimiento y esto es lo que encontrarás en esta ponencia de búsqueda de nuevos proyectos profesionales.

Antes de continuar, te invito a que te descargues la guía gratuita «10 errores que debes evitar al buscar trabajo». Pincha aquí y llévatela contigo.

¿Qué vas aprender en este webinar de búsqueda de trabajo?:

1.- La importancia de la Empleabilidad para el desarrollo profesional.

2.- Por qué debes tener una estrategia y plan de acción para tu proceso de transición profesional.

3.- 3 claves estratégicas para buscar prácticas y trabajo:

A) ¿Qué vendes? ¿qué ofreces?

B) Propuesta de valor: ¿qué te hace diferente? ¿qué soluciones das a una empresa?

C) Diferénciate con LinkedIn.

Ponte cómoda, coge una libreta, bolis y apunta todas las claves que te van ayudar a mejorar tu proceso de transición profesional.

Dale al play y deja tus comentarios en la cajita que tienes justo abajo, ¡encantada estaré de leerte y responderte directamente!

https://youtu.be/cAi7xAPQK9Y

Grace Salazar

Empleabilidad y Desarrollo Profesional

Cómo pedir recomendaciones en LinkedIn

Hoy es esencial tener un currículum digital bien trabajado y esto implica que tu mensaje profesional esté ajustado al mercado o sector que más te interesa y, cómo no, este argumento de exposición de tu experiencia y de lo que ofreces debe estar en consonancia con las necesidades del mercado de trabajo, sectores, empresas y puestos de trabajo que a ti más te llamen la atención.

Lo que está claro es que… 

“El buscar nuevas oportunidades de trabajo no solo implica mirar nuestra propia necesidad, sino también ser empáticas con las necesidades, requerimientos o problemas de las empresa que más nos interesan”. 

Toma en cuenta que este mensaje basado en tu expertise, debe ir en consonancia con las validaciones o recomendaciones que tengas de tu trayectoria laboral en LinkedIn o en las referencias directas. 

Personalmente, considero que uno de los mejores currículums digitales que podemos tener es precisamente un tener buen perfil de LinkedIn.

Y con esto me refiero a un formato donde se vea que hay “mimo, cariño y dedicación” al desarrollarlo y al mantenerlo “vivo”.

Razones por las cuales LinkedIn es tu aliada en lo profesional (ya sea si tienes trabajo o no)

  • Te permite llegar a profesionales que a ti te interesan y a los cuales les puedes importar.
  • Hay empresas que no publican ofertas en portales tradicionales porque los profesionales que buscan precisamente por los años de experiencia o puesto desarrollado, no tienen a los portales de empleo como primera opción. Por esto, utilizan con mayor frecuencia LinkedIn.
  • Además, para muchas empresas y reclutadores el tener presencia en LinkedIn (cuenta free) supone un ahorro de dinero debido a que publicar en ciertos portales de empleo tiene un coste alto.
  • LinkedIn te permite ganar visibilidad a través de un plan de comunicación relacionado a tu experiencia, conocimientos e intereses.
  • Es la principal red profesional donde los reclutadores irán a constatar tu huella digital y marca personal durante el proceso de selección.
  • Es una de las principales fuentes para que seas visible a los reclutadores que buscan perfiles como el tuyo. Pero para esto, debes tener un perfil muy optimizado y activo.
  • Si trabajas bien tus recomendaciones, tienes en este apartado una lista de “cartas de recomendaciones (las de toda la vida)” en línea y al alcance de todo aquella persona que visite tu perfil. 
  • Por último, es uno de los canales que debes potenciar para acceder a las ofertas de empleo del mercado oculto. 

Dicho esto, también veo relevante dar a conocer algunos aspectos que desfavorecen el concepto y utilización de LinkedIn.

Ideas que desfavorecen tu presencia en LinkedIn 

1.- “Tengo LinkedIn, pero no lo utilizo porque no sé cómo hacerlo o no lo veo interesante”. 

Solución.

Con este post ya puedes comenzar a optimizar tu información de LinkedIn, sin embargo, te lanzo estas preguntas: 

  • ¿Realmente estás comprometida con tu búsqueda de trabajo? 
  • ¿Eres consciente de la importancia de LinkedIn en los procesos de selección? 
  • ¿Deseas poner esta herramienta como una fuente que te facilite llegar a más personas y empresas?

2.- «Quiero resultados en pocas semanas»

Solución.

Un proceso de transición profesional o búsqueda de trabajo es un trabajo de fondo en el cual se tienen que organizar una serie de elementos para poder llegar a la meta que tienes en mente.

Con lo cual, LinkedIn es un vía interesante para avanzar en tu carrera profesional que requiere de tiempo y dedicación entendiendo el por qué de su uso.

Para que le vayas tomando “cariño” a esta herramienta, te sugiero que vayas muy poco a poco en su uso. Dedícale unos pocos minutos al día para revisar notificaciones, mensajes, publicaciones, comentar o pasarte por su sección de empleos. 

3.- “Me da vergüenza decir algo”

Solución.

Lo sé. Te da vergüenza conectar con alguien, comentar algún post, artículo u opinión. Parece que todos tus contactos te leerán. Y de verdad, no es así porque el algoritmo de LinkedIn muestra a muy pocas personas lo que publicas, a menos que se haga viral!

Sabes que tienes muchas cosas por compartir porque tienes una experiencia vital y profesional que está allí. Solo hace falta pensar más en ti y en lo que puedes contribuir a través de tu experiencia u opinión. 

Ademas, recuerda que este post va de las recomendaciones en LinkedIn y justamente este apartado avala lo que expones en esta red. 

Vamos, atrévete a darle más “vida” a tu experiencia y emite opinión de algún tema relacionado a tus intereses profesionales.

4.- «Cómo voy a poner esto en LinkedIn, parece que me estoy echando flores”

Solución.

¿Sabes qué?

Esto es parte de tus pensamientos y creencias. Si no expones lo que tú sabes o quieres hacer, ¿quién lo hará?

Hay algo que particularmente me ha servido en estos años compartiendo contenido, dando una formación o incluso, en una entrevista de trabajo, y es tener siempre muy en cuenta mis valores.

Mi comunicación y lo que comparto por diferentes canales, la baso en la honestidad, confianza y respeto.

Entonces, si te expones marca una línea de comunicación donde tus valores sean los que te guíen para tratar determinado tema. 

Teniendo claro cuáles son las razones por las que debes aliarte a LinkedIn y los errores que debes evitar, te hablaré de uno de los factores que debes potenciar en tu perfil de LinkedIn: las recomendaciones recibidas. 

Cómo pedir recomendaciones paso a paso en LinkedIn

1.- ¿Qué es una recomendación en LinkedIn? 

«Es una referencia que alguna persona con la que tuviste relación profesional o académica hace respecto a tu desempeño».

Es decir, es un medio que sirve para validar lo que puedes estar diciendo de ti misma y que da peso a tu información profesional en cuanto a logros, competencias, rendimiento, habilidades blandas y percepción que los demás tienen de ti. 

Recuerda que hemos hablado que una de las ideas que desfavorecen tu presencia en LinkedIn es precisamente el pensar que “te estás echando flores”. 

Y es justamente con estas recomendaciones bien desarrolladas y enfocadas en tu desempeño, lo que permite tener una idea de lo que puedes aportar y cómo puedes favorecer en un puesto con determinadas responsabilidades. 

Por esto…

Es necesario que tengas una validación social, testimonio o recomendación ajustada a tu realidad profesional y a las condiciones o características de tu rendimiento en determinado puesto o rol laboral. 

2.- ¿A quién puedes recomendaciones? 

Se la puedes solicitar muy amablemente a toda aquella persona con la que hayas tenido contacto directo a nivel profesional o académico. Es decir, puedes solicitarla a: 

  • Responsables y compañeros directos con los que estés trabajando o hayas trabajado en algún momento. Si son ex compañeros de trabajo, te sugiero que no dejes pasar mucho tiempo para pedir este testimonio.
  • Por otro lado, si facilitas formaciones o talleres de ámbito educativo, puedes solicitar recomendaciones a las personas que han asistido a tus intervenciones o a las entidades que te han contratado para dar dicho servicio. 
  • Si eres consultor, coach o mentor también sería bueno que pidas testimonios a las personas con las que has tenido el gusto de acompañar o mentorizar.
  • Si estás en proceso de reinvención profesional, puedes solicitar esta información a personas que te estén acompañando en la parte académica de este proceso o, incluso, si estás fortaleciendo este cambio de profesión con colaboraciones interesantes; atrévete a pedir un testimonio de cómo estás haciendo este proceso de transformación y los resultados que estás obteniendo. 
  • También, puedes recabar esta información de clientes o proveedores con las que estés trabajando o hayas trabajado en su momento. 

Esta información es un aval complementario a todo lo que expongas por este medio, por otros canales digitales o en una entrevista de trabajo. 

3.- ¿Cómo solicitar una recomendación en LinkedIn? 

Cuando ya sepas a quién te vas a dirigir, es necesario que contactes con este persona vía mensaje de LinkedIn, llamada, mail, videoconferencia o mensaje directo comentándole muy cordialmente lo que deseas o pretendes con su testimonio. Quizá, sería bueno que le comentes tu situación profesional actual. 

Evita enviar directamente la solicitud de recomendación sin que la otra parte lo sepa. De hacerlo así, puede dejar mal visto tu proceder. Además, la otra persona no sabe qué es lo que deseas con esta solicitud de envío de recomendación.

Tener en cuenta que este testimonio es voluntario y libre. Por ende, te sugiero que no exijas o molestes de manera reiterativa a las personas a las cuales ya les has enviado la solicitud.

Tal vez, ahora no sepan qué poner, cómo lo deben hacer o no les apetece dejarte una referencia porque han cambiado de idea o porque dentro de su estrategia de LinkedIn no contemplan hacer esto. 

Cuando esta persona sepa tu objetivo y lo que deseas con esta recomendación, procede a enviarle la solicitud. 

4.- ¿Cómo enviar la solicitud de recomendación?

A) Ve a tu perfil y, en la parte inferior del mismo, encontrarás el apartado “solicitar una recomendación”, pincha allí.

B) Al pinchar en este apartado, te saldrá lo siguiente. Primero, busca a la persona que deseas enviar la solicitud, selecciónala y luego dale a “siguiente”. 

C) Automáticamente te saldrán las opciones para elegir tu relación con la persona que hayas elegido y el cargo que desempeñabas. Despliega las ventanas y adecua lo que más relación tiene contigo. 

D) Verás esta pantalla en la cual tienes un espacio para reforzar el mensaje de solicitud de recomendación. 

En este espacio recuerda nuevamente el para qué deseas este testimonio, refuerza los puntos que deseas que se potencien de tu actividad profesional, por ejemplo: competencias, conocimientos, gestión de equipos, habilidades blandas, logros, etc. 

Siempre agradece el tiempo dedicado por esto. 

E) Cuando le des a enviar, esta solicitud llegará al apartado de mensaje de LinkedIn de la persona correspondiente. Desde allí, redactará tu recomendación. 

F) Al momento que esta persona haya hecho la recomendación, ésta te llegará a tu buzón de mensajes de LinkedIn. Desde allí podrás leer lo que te ha escrito. Lo verás de esta manera: 

Aquí puedes observar tres acciones: descartar, solicitar revisión y añadir al perfil. Si todo está correcto, dale a “añadir al perfil” y de manera automática tendrás este testimonio en tu perfil. 

Si consideras que debe haber revisión de un tema que es relevante para ti, primero coméntalo a la persona que te ha escrito la recomendación y luego le envías “solicitar revisión”. De esta manera se pueden hacer los cambios respectivos.

Esto te puede interesar: 

  • Estas recomendaciones en LinkedIn pueden complementar a las que los reclutadores piden como “referencias” a los ex responsables directos o a alguna persona que haya tenido vínculo profesional cercano con el profesional en evaluación.
  • Si bien es cierto las referencias solicitan más información de la persona que está en proceso de selección, este apartado puede ser de gran valor en el proceso de elección de un profesional.
  • Por esto, solicita que se te ponga aquí información real y que se ajuste a tus cualidades profesionales.
  • Evita “inflar” tu información. Sé honesta contigo, ¿de qué te vale que aquí te sobrecalifiquen cuando sabes que lo que se indica no se ajusta del todo a la realidad?
  • Además, hemos hablado de valores en tu comunicación. Piensa en con qué valores quieres ser recordada y cómo estos están presentes en tu vida profesional. 
  • Si hay alguna persona que no desea facilitarte un testimonio, no lo temes como algo personal. Cada uno sabe qué puede hacer por los demás.
  • Toma esta mini evaluación como un histórico de tu desempeño y asúmelo con la máxima gratitud.
  • Más allá de si te lo dicen o no, todos dentro de nuestro desempeño profesional tenemos temas que desarrollamos muy bien a nivel competencias y otros aspectos que debemos trabajar.

Finalmente…

¿Quieres tener un perfil de LinkedIn optimizado, adaptado a tu valor profesional y que no pase desapercibido por los seleccionadores?

Si tu respuesta es SÍ, puedo ayudarte a dar un giro a tu perfil y a que te sientas más cómoda al momento de utilizar esta plataforma. ¡Más información aquí!

Grace Salazar

Empleabilidad y Desarrollo Profesional

7 claves para optimizar tu Currículum Vitae

Seguro que estarás pensando: ¿qué es lo que tengo que escribir en mi currículum para que la persona que lo lea me llame?

Ahora dirás, ¿cuál es el punto clave para diferenciarme del resto de personas que están optando al mismo puesto que yo?

A esta segunda pregunta te contesto en este post. Así que toma lápiz y papel o cuando termines de leerlo, guarda o imprime este artículo y así no lo pierdes de vista.

Mira, quiero contarte algo. A lo largo de mi carrera como seleccionadora o responsable de las incorporaciones de las empresas en las que he trabajado, he visto miles de currículums y he hecho otras tantas entrevistas de trabajo, pero hay algo que falla y es lo siguiente.

El 90% de las personas que optan a un puesto no se diferencian del resto de postulantes. Son uno más dentro del conjunto de candidatos a una vacante.

Como digo yo: “todos rezan el mismo rosario” y no “cantan” una canción. Es decir, si “cantas (propuesta de valor)” un rock, balada, salsa (lo que más te guste) estás haciendo algo diferente al resto y la persona que tienes en frente, es probable que te mire con otros ojos.

Entonces…..

El desarrollar y diseñar un currículum es parte y consecuencia de tener muy bien planteada una estrategia de búsqueda activa de trabajo.

Esta herramienta te ayudará a demostrar tu valía y, por ende, al seleccionador encontrar las cualidades, experiencias, conocimientos y motivaciones que requiere para un puesto específico.

Si deseas desarrollar un currículum diferencial y que proyecte lo que puedes aportar a la empresa de tu interés y al puesto demandado, toma en cuenta lo siguiente:

  1. Centra tu información en lo que se necesita para el puesto y en las características que tiene la empresa.- Muchas personas que están en proceso de búsqueda activa de empleo centran este documento en su propia necesidad y obvian lo que realmente la empresa está requiriendo. Para llegar a este punto informativo es necesario no solo conocer la oferta de trabajo, sino también hacer una investigación de la empresa que te interesa. Con los datos recabados es mucho más sencillo redactar y focalizar tu información profesional en aras de la necesidad de la empresa.
  2. Desarrolla tu propuesta de valor.- Y te preguntarás, ¿qué es una propuesta de valor? Es aquello que haces estupendamente bien (talento) y que va ayudar a mejorar el día a día o a crear beneficios a la empresa que te interesa, poniéndote en ventaja con el resto de candidatos. Esta información es crucial y te servirá como gran diferenciador en tus procesos de selección. Puedes añadirlo en el apartado “resumen” o “sobre mi”. Si deseas trabajar en tu propuesta de valor, pregúntate lo siguiente: ¿cómo todo lo que sabes, conoces, dominas y motiva puede ayudar a una empresa?.
  3. Tu currículum es parte de tu marca personal.- Tu currículum te debe representar. Sí, como lo lees! En él no solo debe palparse tu propuesta de valor y lo que puedes hacer por una empresa, sino también debe plasmar características de tu personalidad. Revisa tu forma de redactarlo, enfocarlo y el diseño que estás utilizando. Todo esto habla de ti, de lo que eres y quieres proyectar. Pero cuidado, lo esencial en el currículum es el contenido (¡trabaja mucho en esto!). Quizás si utilizas la técnica de Storytelling te ayudará a enfocarlo mejor.

curriculum-estrategico

Antes de seguir contándome más sobre cómo optimizar tu currículum quiero comentarte lo siguiente.

Si deseas cambiar y modelar tu manera de buscar trabajo porque después de varios meses buscando una nueva oportunidad no tienes los resultados que tú quieres o no sabes cómo iniciar la búsqueda de un nuevo empleo porque el que tienes ya no te interesa o deseas dar un paso más en tu trayectoria profesional…

Te invito a que te descargues la guía gratuita «10 errores que debes evitar al buscar trabajo» y así mejores y potencies los procedimientos para optimizar tu transición profesional. 

Pasa de una búsqueda de trabajo sin resultados, desordenada y nada clara a tener una serie de consejos de lo que no debes hacer en este momento crucial a nivel profesional.

4. Añade tus logros.- Ayuda a que la persona que está revisando tu información obtenga datos relevantes de tu trayectoria profesional. Por esto, al terminar el desarrollo de tus funciones, especifica los logros que obtuviste en esa experiencia laboral. Cuantifícalos (si puedes) y prepara un argumento al hablar de ellos en una entrevista de trabajo.

5. Utiliza palabras claves o keywords.- Las palabras claves o keywords son todas aquellas que conforman tu actividad profesional, estudios, idiomas o herramientas que manejas y que deben figurar en tu material de búsqueda de trabajo. Es decir, son las palabras que van a generar alerta en la persona que esté leyendo tu currículum o LinkedIn y que ayudará al ajuste de la descripción del puesto de trabajo. Esto implica que escribas todas aquellas palabras que te definen a nivel profesional.

6. Habla en el idioma de la oferta de empleo.- No solo personalices la propuesta de valor para cada puesto y empresa, sino también que las funciones, nombre del puesto y competencias, estén con las mismas palabras del puesto a cubrir. Y no te quedes aquí. Cuando estés en una entrevista de trabajo incluye en tu vocabulario la misma terminología que emplea el sector y empresa de tu interés.

7. Tus competencias.- Es interesante que des a conocer tus competencias y quizás lo hagas en “modo” lista. Sin embargo, aquí tengo una visión diferente. Sinceramente, a mi no me dice nada una lista de competencias porque “todo el mundo” pone las mismas y estamos hablando de que te diferencies. El poner una lista de competencias en la parte izquierda de tu currículum no dice nada de ti ni es garantía de que hagas un buen trabajo!. Está bien para que pases el filtro del ATS o filtros por palabras claves, pero hasta allí. Si deseas realmente dar a conocer más información de ti, en tu resumen o propuesta de valor desarrolla alguna de estas competencias con un ejemplo específico relacionado a tu experiencia pasada.

Grace Salazar

Desarrollo y Orientación Profesional – Empleabilidad

Busqueda de trabajo

5 factores que te ayudarán a mejorar tu búsqueda de empleo

La Empleabilidad es la capacidad que tenemos para avanzar y ser responsables de nuestra propia carrera profesional en relación con los recursos personales que tenemos, de los conocimientos adquiridos y de la experiencia y habilidades desarrolladas.

Esta capacidad no solo está condicionada por nuestro propio expertise, sino también  se ve influenciada por los factores que propone el mercado de trabajo (y hoy más que nunca debemos tener en cuenta este tema por las consecuencias de la crisis sanitaria en este ámbito).

Para mi este concepto y manera de asumir nuestro desarrollo profesional en tiempos de crisis implica la capacidad, fortaleza y empuje que tenemos que desarrollar para poder acceder, avanzar y evolucionar acorde con las demandas externas, ya sea por parte de una organización o clientes que puedan demandar de nuestros servicios.

Hoy comparto contigo los 5 factores externos que debes tomar en cuenta de para mejorar tu proceso de transición profesional o búsqueda de trabajo:

(Si quieres saber los 7 factores internos que acompañan este proceso, te invito a que lees la parte I de este contenido. >>Pincha aquí <<).

herramientas internas empleo

II) Factores o herramientas externas

1.- Investiga el mercado empresarial

Los procesos búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo no empiezan enviando curriculums, ni mucho menos, enviando información solo por portales de empleo. 

Este momento debe estar caracterizado por la investigación y detección de información relevante del mercado de trabajo, tendencias, momento actual, tasa de crecimiento de los sectores que te interesan y constatar la demanda de tu perfil profesional.

Es necesario que en esta fase de investigación de mercado tomes apunte de dos datos que te ayudarán a desarrollar tu argumento de “venta” de candidatura. Estos son:

  • Forma de ser de la empresa o lo que se conoce como fit cultural. Es decir, averigua qué característica moral, de valores, ética y de trato a los trabajadores, proveedores y clientes tiene esta empresa o cómo está afrontado la crisis sanitaria de Covid – 19 respecto a la sociedad y sus trabajadores. ¿La cultura de tu empresa foco se ajusta con tus requerimientos o valores?
  • Qué tipo de negocio es, qué actualidad económica tiene y qué futuro le espera. Sabemos que después de esta crisis sanitaria muchas empresas darán una nueva visión a sus negocios y, por ende, los puestos de trabajo se reajustarán respecto a nuevas responsabilidades, conocimientos y condiciones.

El teletrabajo y la digitalización ha llegado a muchas actividades profesionales, con lo cual plantéate cómo afrontar nuevas modalidades de trabajo. Tu flexibilidad y capacidad de adaptación serán tus mejores cartas en este nuevo juego.

¿Estás dispuesta a desarrollarte en una nueva liga laboral que tiene como característica la digitalización?

2.- Infórmate de las nuevas tendencias para encontrar y desarrollar a profesionales

Estas nuevas tendencias si ya habían cambiando, ahora se verán reforzadas por esta llegada repentina y abrupta de la forma de trabajar y desarrollar nuestras responsabilidades de la mano de la tecnología.

Lo sé. Hay puestos de trabajo que tienen que estar en primera línea de atención o producción, pero hay otros muchos empleos (la mayoría) que hoy ya han cambiado. Por ello, toma estas tendencias como un aliento para avanzar en tus capacidades, adaptar tus conocimientos y la manera de asumir tu puesto de trabajo, la gestión de la información, la relación con tus compañeros y el liderazgo de tu equipo de trabajo.

Lo que no puede suceder es que te paralices sin fecha fin y emitas un discurso continuo desde la queja. Estamos para expresar y sentir malestar… sí, pero tenemos que ser capaces de renovarnos y tomar acciones que nos permitan entender y adaptarnos a esta nueva realidad.

yann maignan rRiAzFkJPMo unsplash

3.- Organiza (mapea) las empresas que son de tu interés 

Al igual que investigas y haces un listado de los lugares que te interesan cuando decides regalarte un fin de semana, lo mismo pasa con las empresas. Si eres realmente responsable del lugar que quieres tener como entorno de trabajo, debes ser capaz de investigar (punto 1) y organizar a cada prospecto de empleador en orden de prioridad en base a tu objetivo profesional.

Es decir, cuando ya hayas investigado las empresas que te interesan ordénalas por prioridad en base a tu objetivo principal y secundario. A partir de esta organización, segmenta en relación a: funciones, beneficios sociales, imagen o reputación como empleador (marca empleadora), salario, lugar geográfico, tipo de contrato, etc.

Esta información es esencial para abordar tu discurso de presentación, exponer tu motivación a la empresa, puesto y desarrollar tu propuesta de valor.

4.- Define tu perfil profesional

El perfil profesional es aquel argumento verbal o escrito donde especificas tu formación reglada o no reglada, experiencia en empresa, colaboraciones (si las tienes e impactan en tu situación profesional), competencias técnicas o transversales, conocimientos actuales, logros, motivación y desarrollo profesional.

Pero no te quedes aquí. Te invito a que agregues un tema más. Específica qué puedes hacer o cómo puedes ayudar a la empresa que te interesa en este momento de cambio de paradigma, donde (ahora sí) vivimos una realidad compleja, incierta, volátil y ambigua (vuca).

annie spratt g9KFpAfQ5bc unsplash

5.- Prepara tus herramientas de búsqueda activa de trabajo 

Cuando hayas trabajado los factores que te comento en el post anterior y en este, empieza a desarrollar tus herramientas de búsqueda de trabajo. Como te puedes dar cuenta, las herramientas de búsqueda de empleo las saco a relucir como uno de los factores finales de todo este proceso. Y te digo por qué:

  • Es muy difícil empezar a buscar trabajo si no definiste tus competencias.
  • Es complicado que te acerques a una empresa si no sabes en qué momento está y no entiendes cómo puedes ayudarle.
  • Además, se hace muy cuesta arriba sentarte en una entrevista de trabajo y no saber quién eres y, por ende, entender y expresar cómo contribuye tu experiencia vital y profesional al cambio, crecimiento o mejora de la empresa que te interesa.
  • Se te hará más difícil aún si empiezas a buscar trabajo y no sabes cómo están funcionando ni las empresas ni cómo ha cambiado el puesto o la experiencia profesional que te respalda.

Para hacer un currículum, desarrollar tu perfil de LinkedIn, escribir una carta de presentación, trabajar una buena comunicación online y offline, ampliar tu red de contactos, llegar efectivamente a las ofertas de empleo, tener una buena entrevista telefónica/virtual o presencial, hacer una dinámica de grupo o afrontar correctamente un assessment centre; hace falta desarrollar todos los factores expuestos en estos dos artículos.

Antes de empezar tu etapa de reinvención profesional o búsqueda de nuevos proyectos, inicia este proceso trabajando estos 5 elementos. ¡Aquí está la clave!

resumen empleabilidad herramientas para buscar trabajo

Para finalizar, te invito a que descargues >> la mega guía gratuita «10 errores que debes evitar al buscar trabajo» <<. 

En este e-book no solo te encontrarás los fallos, sino también tienes acceso a sus soluciones para que comiences desde ya a cambiar tu búsqueda de trabajo, te encontrarás con preguntas potentes que te llevarán a la reflexión y ejercicios.

Grace Salazar
Empleabilidad y Desarrollo Profesional

Busqueda de trabajo reinvencion profesional

7 consejos para iniciar tu búsqueda de trabajo

Es muy común para mi escuchar lo siguiente:

Grace, me encuentro buscando trabajo. Estoy enviando mi currículum vitae y no me llaman o no he continuado en el proceso de selección!

Solo decirte que participar en un proceso de selección es como viajar.

Hay factores que dependen solo de ti como es comprar el billete, elegir destino, ropa, tener un presupuesto, etc… y hay otras variables externas que no controlas como el clima, las circunstancias que vayas a tener cuando tomes el medio de transporte, lo que te encuentres en el hotel, entre otras cosas más.

Hoy escribiré lo que para mi supone buscar trabajo teniendo en cuenta los factores que tienen que ver con nuestra persona y, por ende, que podemos controlar para tener una proceso de transición profesional mucho más agradecido y sentirnos mejor con nosotras mismas.

Dividiré los factores en dos segmentos. Por hacer un simbolismo, habrá una parte que no se ve que corresponde a tu prospección interna (info que escribo en este post) y la otra es aquella que es de “cara a la galería” o herramientas externas (siguiente post publicación), ¿entendido?

¡Vamos a ello!

Empezaré describiendo algunas de las partes que conforman para mi el apartado de prospección interna. Justamente aquí se encuentra la base de tu proceso de transición profesional.

I) Prospección interna

Creo firmemente, por experiencia propia y por acompañar a personas en sus procesos de mejora profesional, que la mejor medicina que podemos tener es “regalarnos una pausa” y comenzar a trabajar ciertos aspectos que son relevantes tanto en lo personal como en lo profesional.

Uno de los mayores problemas que encuentro cuando hablo con personas que están en transición profesional es que empiezan su proceso de cambio desde la parte más superflua, la que se ve, la que es de cara a la galería y no se han detenido a analizar, investigar, aceptar y profundizar qué se ha hecho hasta ahora, en qué punto se está y hacia donde se quiere ir con los recursos personales y profesionales que les avalan.

Enviar un curriculum o hacer networking virtual o presencial sin haber analizado qué ofrezco, “para qué” hago esto o hacia dónde me llevará dicha acción, es caer en errores graves para mejorar tu Empleabilidad. Esto es equiparable al refrán: “Comenzar la casa por el tejado”.

Y sí, pasa esto con frecuencia debido a:

  • No sabemos cómo empezar a pensar en nosotras.
  • Se nos hace un mundo sentarnos 10 minutos al día a darnos prioridad y cuidarnos.
  • Nos cuesta hacernos las preguntas correctas.
  • Nos da miedo escuchar nuestras propias respuestas.
  • No nos creemos que hacemos ciertas cosas bien.
  • No pedimos ayuda o recurrimos a las personas correctas para que nos acompañen en este momento.
  • Nos cuesta escuchar y aceptar a nuestro entorno cuando nos dice: “ehhh lo hiciste muy bien” “eres buena en esto” “confío en ti para que desarrolles tal tema”.
  • Nos da pereza “pensar” por el miedo que supone descubrir cosas que quizás nos sean incómodas.

Te invito a que leas esta publicación, Bajo la sombra de tu talento.

Factores que conforman tu prospección interna

1.- Autoestima. En palabras sencillas es la percepción que tenemos de nosotras mismas. Son las ideas que nos surgen a partir de una decisión tomada o dejada a medias, de haber hecho algo exitoso, de habernos expuesto a determina situación por primera vez, etc. Es el valor que nos damos, que sentimos y es la manera de tratarnos con nuestras propias ideas y discurso verbal.

2.- Autoconocimiento. Punto crucial donde empiezan los cambios. El autoconocimiento es la gran ventana hacia nosotras mismas y el camino que nos llevará a nuestra propia realización. Es entender cómo somos y el porqué de nuestras actuaciones y decisiones. Es aquel impulsor que nos mostrará el camino más claro, sabiendo que tendremos días buenos y momentos grises. Lo defino como el motor que fortalece la vida que queremos porque siempre habrá un espejo para poder mirarnos y continuar.

Entonces:

  • ¿Cómo te estás tratando en la actualidad?
  • ¿Cómo estás respecto a tu proceso de transición profesional?
  • ¿Qué emociones te están caracterizando en este momento?
  • ¿Cuál es el vaso medio lleno de tu carrera profesional?
  • ¿Cuáles son tus competencias, habilidades y fortalezas que más destacan en ti? Si entiendes qué factores te caracterizan, tienes un camino mucho más llano. Este es uno de lo grandes trabajos que debes hacer.
  • ¿Qué es lo que realmente se te da bien hacer y lo puedes rentabilizar a través de un empleador o proyecto paralelo?

3.- Experiencias profesionales pasadas

Al momento de hacer un análisis de tu trayectoria profesional, presente y pasada, es necesario definir qué experiencias han contribuido o están contribuyendo a tu desarrollo profesional. Es decir, pueden ser tareas, proyectos o responsabilidades que te han facilitado el aprendizaje de habilidades, competencias o funciones que te han permitido ir escalando en tu desarrollo personal y profesional.

Cuando ya tengas definidas y delimitadas estas experiencias ve a más. Es decir, de todo lo que hayas detectado que te ha servido para avanzar en estos momentos, identifica cuáles son aquellas circunstancias profesionales de gran valor que son un aval para tus actuales candidaturas.

Y si piensas en:

  • ¿Qué momentos profesionales pasados te han dejado un gran aprendizaje de cara a tus candidaturas actuales?
  • ¿Qué aprendiste de ellas? ¿cómo lo hiciste?
  • ¿Cómo estas experiencias las puedes dar a conocer en un proceso de selección? ¿y en tus herramientas de búsqueda de empleo?

4.- Realízate un DAFO

El DAFO es una matriz de cuatro entradas que te invita a detectar ciertos factores profesionales como: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que puedes encontrar de tu persona de cara al mercado de trabajo. Es una herramienta sencilla de hacer, pero como cualquier otra donde se trabaje temas personales, debes estar dispuesta a hurgar en ti para que tengas una foto de la situación en la que te encuentras.

5.- Logros

Considero que este es uno de los puntos más difíciles de trabajar para muchas de nosotras. Hay mujeres que no se sienten realizadas profesionalmente porque no alcanzaron un gran cargo o porque lo hecho hasta ahora no ha dejado un impacto tangible y poderoso en una empresa o en otras personas.

Hay un tema que debes tener en cuenta. Todas, absolutamente todas tenemos éxitos, logros, metas o sentimos orgullo de algo que hemos hecho profesionalmente. Todas, de alguna manera, hemos contribuido al éxito de una empresa o cliente con nuestro trabajo. Esto es tu logro. ¿Estás lista para dejar este discurso y detectar aquellos hitos profesionales que te hacen sentir orgullo?

Aquí vamos:

  • ¿De qué te sientes orgullosa en tu carrera profesional?
  • ¿Cómo lograste diseñar esta meta para que se convierta en un buen resultado?
  • ¿Cuál fue la repercusión de este trabajo en tu entorno inmediato profesional?

6.- Objetivo profesional 

Para trabajar en el progreso de tu trayectoria profesional, es necesario que tengas un objetivo. Si me lees, sabes que a este hito lo llamo Everest debido a que este gran 8.000 te encumbrará tantas veces sea necesario y lo hayas decidido tú.

Sin embargo, te quiero comentar algo importarte al menos para mi. Definir un  gran Everest es esencial para nuestro desarrollo profesional debido que a partir de esta definición se toman decisiones personales y profesionales. No obstante, este hito debe tener una característica esencial y es que debe ser realista con tus capacidades, experiencia, motivación y circunstancias personales. Que no se te olvide!… así evitas frustraste, darle a la cabeza más de lo debido y tener la sensación de no estar haciendo las cosas correctamente.

Te invito a que lo definas teniendo en cuenta no solo el actual mercado de trabajo, sino también toma muy en cuenta cómo tu actividad profesional se verá influenciada en unos años por temas como el medio ambiente, la tecnología, el entorno social, etc.

Y otra cosa, es mejor prevenir que lamentar. No solo definas un objetivo, sino que establece por lo menos tres en orden de prioridad por si el principal no se cumple en el tiempo establecido.

Para pensar:

  • Define por lo menos tres objetivos por orden de prioridad.
  • ¿En qué te beneficiarías si lo cumples?
  • ¿Cómo sabrás si has alcanzado este objetivo?
  • ¿En cuánto tiempo lo piensas alcanzar? Y si no pasa esto, ¿qué harás? ¿cuál será tu siguiente paso?

Desde mi experiencia te cuento que los objetivos se cumplen a base de acciones al cuadrado! Si lo quieres saber, pincha aquí.

7.- Propuesta de Valor 

O lo que es lo mismo ¿para qué sirve todo lo que sabes y cómo tu experiencia  profesional avala a la mejora de una empresa o cliente?.

Y claro!. Para saber qué podemos aportar a una empresa es necesario reflexionar acerca de nosotras mismas. Conocernos es un acto de valentía porque en el camino descubriremos situaciones que no son de nuestro agrado, pero si queremos dar un paso más en lo profesional es necesario pasar por este trance del autoanálisis.

Si quieres definir tu propuesta de valor, piensa en lo siguiente:

  • ¿Qué te hace diferente al resto de candidatas?
  • ¿Por qué deberían elegirte?
  • Tu experiencia y conocimientos ¿a qué contribuyen en un entorno empresarial?
  • ¿Qué servicio/trabajo de alto valor aportas profesionalmente? (llámale talento, personalidad, emociones que pones al hacer una tarea o desarrollar un proyecto, formas de llevar a cabo alguna actividad, manera de comunicar o de relacionarte, escribir, idear, etc).

Para culminar, te quiero decir lo siguiente.

Antes de empezar tu etapa de reinvención profesional o búsqueda de nuevos proyectos, inicia este proceso trabajando estos 7 elementos. ¡Aquí está la clave!

Grace Salazar
Empleabilidad y Desarrollo Profesional

¡Guía gratuita!

¿Quieres mejorar tu búsqueda de trabajo sin temor a hacerlo mal?

En esta guía gratuita encontrarás los "10 principales errores que debes evitar al buscar trabajo".

Además, descubrirás sus soluciones y te propongo ejercicios que favorecerán tu búsqueda de empleo, ya sea si quieres cambiar de trabajo porque no te sientes a gusto en él o llevas meses en desempleo.

logo-grace-salazar

Soy Grace Salazar coach laboral y mentora de empleabilidad. Ofrezco soluciones para la mejora del empleo y recursos gratuitos.


© Blog de Grace Salazar - Coach laboral y mentora de empleabilidad · Madrid | Construido por minet.es